cabezote

 

 comite de escuchaEn el cierre de la Asamblea Nacional, el Comité de Escucha compartió con los y las delegadas a la Asamblea Nacional las conclusiones en una bella Oración de Gratitud, que nos recuerda la bondad de Dios, su fidelidad para con la Iglesia Menonita de Colombia, y la gran tarea de reconciliación y paz que tenemos por desarrollar en un país que cada día clama más por la paz que solo puede dar el Señor.

 

ORACIÓN DE GRATITUD A NUESTRO DIOS
Asamblea de la IMCOL, Marzo 2017

Hemos llegado como siervos en tu viñedo, Señor, o mejor dicho, como trabajadoras y trabajadores en tu cafetal, para hacer un alto en el camino y revisar como estamos realizando la labor que nos has encomendado. Es una responsabilidad grande, y no queremos irnos de aquí sin la llenura de tu Espíritu. De damos gracias por la promesa de tu Espíritu
Te damos gracias, Dios

Los informes del obrar tuyo en nuestras regiones nos han contagiado de positivismo y posibilidad. El escuchar a otros nos ha nutrido de ideas de lo que podemos hacer.
Te damos gracias, Dios

Hemos visto cómo obras en lo grande y en lo pequeño, sólo nos pides que no dejemos de aportar el pan y los peces que nos das. Reconocemos que a todas y todos nos has dado una porción de tu Espíritu para el beneficio de tu obra.
Te damos gracias, Dios

jovenes pequeñoEn particular nos alegra como estás llamando y usando a las y los jóvenes. Ellos y ellas nos han guiado en alabarte con la música y con la preparación y ambientación de los espacios. Nos han dado ejemplo de servicio humilde y sin ansiar protagonismo. Nos han llamado a la oración. Y han estado dispuestos a escuchar el consejo de personas de más edad y experiencia. Jóvenes y adultos de la mano buscamos seguir a Jesucristo y ser fieles en la obra.
Te damos gracias, Dios

Nos llenamos de gratitud por el espíritu de servicio y cuidadoso trabajo del Comité Nacional, del Veedor, de las y los representantes de las regiones, iglesias e instituciones, de la Administración de la IMCOL. Se valora la atención dada a las cualificaciones y experiencia pertinente de las personas ternadas para los cargos a elegir. Creemos que ejercer cargos es una responsabilidad contigo, Dios nuestro, y te damos gracias por la manifestación de tu Espíritu en nosotras y nosotros
Te damos gracias, Dios

Hemos tomado decisiones y asumido responsabilidades, para lo cuál necesitamos de tu Espíritu si los hemos de desempeñar bien. Como iglesias e instituciones somos la mano de obra en el cafetal de tu Reino. Gracias por llamarnos. Ayúdanos a no alejarnos de ti ni pensar que lo podemos hacer solas y solos, o sin cualificarnos. Ayúdanos a prepararnos para servir en forma responsable y con excelencia. Nos has ayudado en el pasado, y sabemos que nos ayudarás en adelante
Te damos gracias, Dios

comite nacional pequeño

Cuando vemos la atención a la preparación y organización de la Asamblea, a la moderación, la veeduría, el manejo del tiempo, el alojamiento y transporte—reconocemos que esto es clave para llevar adelante la obra por tu Reino. La atención a los detalles—escarapelas con cintas de distintos colores, organización y anuncio de la agenda, paletas y control del tiempo, agilidad en la inscripción, estar pendiente de los Estatutos—todo esto es parte importante de la labor eclesial y una lección para llevarnos. La planeación ha dado orden, sin que ella haya impedido la espontaneidad de expresiones del Espíritu.
Te damos gracias, Dios

Agradecemos el ofrecimiento que se ha hecho para fortalecernos como iglesia en nuestro funcionamiento local y regional—la capacitación en veeduría, en administración, en planeación para el nuevo período, en el ejercicio pastoral, y en el ministerio de consolación y reconciliación.
Te damos gracias, Dios

Nos has llamado a trabajar con los pobres y vulnerables, y por tanto, no es de sorprender que esa misma fragilidad nos caracterice como iglesias. Pero en medio de nuestra vulnerabilidad, hemos reconocido que nos has dado vasijas, y que las estás llenando con la provisión de aceite para suplir las necesidades y llevar adelante la obra que nos has encargado. Has provisto lo necesario.
Te damos gracias, Dios

preparacionHemos sido diligentes y responsables en nuestro manejo administrativo y contable. Como buenas trabajadoras y trabajadores queremos sostenernos con los recursos y talentos que nos das, y multiplicarlos. Los gastos todavía desbordan nuestros ingresos nacionales, y agradecemos que nuestras hermanas y hermanos del Norte ven nuestra labor aquí como suya también y unen sus recursos con los nuestros para llevar adelante tu obra.
Te damos gracias, Dios

Y así también nosotras y nosotros nos unimos con nuestras hermanas y hermanos de países vecinos del Ecuador, Perú y Venezuela para unirnos en misión. 
Te damos gracias, Dios

El Congreso Mundial Menonita, el Comité Central Menonita, Witness y la Red de Misiones también nos dan oportunidad de estar unidos en misión y servicio. Nos conmueve la necesidad de hermanas y hermanos en el Perú, en el Congo, de los migrantes en el Medio Oriente, Africa, México, Venezuela y Ecuador. Te damos gracias por las oportunidades de servicio de nuestros jóvenes, y también por los misioneros que nos llegan.
Te damos gracias, Dios

Este encuentro nos ha dado la oportunidad para expresar sentires, para fraternizar, para escucharnos, abrazarnos, reir y llorar juntos, para brindarnos compañía. Llegamos cansados del camino, y los abrazos nos fortalecen.
Te damos gracias, Dios

Las relaciones de afecto, respeto y compromiso son el pegante y la alegría, pero no son sencillas de llevar. A veces hay soledad, a veces hay ruptura. Y hay dolor. Nuestros pastores y pastoras han expresado anhelo de acompañamiento, y nuestro Comité Nacional también, y ellos no son los únicos con este anhelo. Queremos acompañarnos mutuamente pero no siempre sabemos como. Pero vemos ejemplos de que el acompañamiento sí se está dando, y sabemos que nos darás la gracia de hacerlo cada día mejor.
Te damos gracias, Dios.

Vivimos en una sociedad con conflictos y divisiones, y ellas a veces se reflejan a nuestro interior como iglesias y familias. Hay temas difíciles de abordar. Queremos encontrar tu dirección para abordarlas, pero tenemos temor de que nos lleven a romper la unidad. Nuestro Señor oró por nuestra unidad, y vemos que esa oración se ha cumplido y se cumplirá.
Te damos gracias, Dios

Nuestro relacionamiento no es sólo familiar y congregacional, sino entre regiones y como cuerpo nacional. Nos anima que nos das nuevas oportunidades para revisar nuestra estructura, para adecuarla siempre más a lo que necesitamos hoy para llevar adelante tu obra.
Te damos gracias, Dios

orando juntos 3

Dios nuestro, hoy celebramos 70 años del privilegio de trabajar en el cafetal de tu Reino. Lo celebramos con alegría. Reafirmamos las columnas de nuestra fe heredadas de nuestros antepasados anabautistas, las cuales revisamos y renovamos en nuestro contexto actual con el compromiso de seguir a Jesucristo. Damos gracias por quienes nos antecedieron: los que sembraron las primeras plantas en el cafetal de tu Reino, los que las han cuidado y nutrido, y reconocemos ahora nuestra responsabilidad de llevar adelante esta obra. Pero reconocemos sobre todo tu fidelidad, Dios nuestro. Porque la obra es tuya y tu la has sostenido. Hasta aquí nos has traído. Y sabemos que llevarás a buen fin la obra que has iniciado.
Te damos gracias, Dios

Amén

 

Emisora Voces de Teusaquillo

Seminario Bíblico Menonita

Sin imágenes

Finca CREER

Donaciones y ofrendas